sábado, 11 de junio de 2016

Goya en MUNTREF Artes Visuales.


Goya, el sueño de un genio genio es la nueva exposición con la que el Muntref, Museo de la Untref, decide impactar a su público. Una vez más asumimos el desafío de soñar alto al proponernos llevar al conurbano bonaerense una nueva muestra en la que la excelencia se manifiesta no solo en la investigación llevada a cabo, sino también en el nivel de las obras convocadas.

Se trata de una exposición que pone en diálogo el patrimonio del Museo Lázaro Galdiano de Madrid, el del Museo Castagnino de Rosario y el del Museo Nacional de Bellas Artes, así como piezas procedentes de algunas colecciones privadas a partir de la hipótesis de trabajo establecida por el investigador Ángel Navarro, ligada tanto a las presencias del pueblo y la cultura popular en el trabajo de Goya como a la urgencia de las imágenes, su modernidad y su vigencia.

En este sentido, la muestra no solo presentará un repertorio de más de 140 piezas realizadas por el maestro español de comienzos del siglo XIX, sino que también incluirá una zona dedicada a la descripción, a partir de las páginas de la Encyclopédie de Diderot y D´Alembert (1751-1772) y de elementos de taller, de la técnica del grabado utilizada por Goya.

Finalmente, la muestra presenta la obra de Juan Carlos Romero Goya y la República 1936-1939, en la que el artista argentino plantea el encuentro entre fragmentos de imágenes de Goya, fotos de la Guerra Civil española e intervenciones gráficas que dan al conjunto una fuerte presencia estético-política de gran actualidad.

La muestra incluirá, como es habitual y en consonancia con nuestra política de extensión, numerosas actividades entre las que se cuentan la presencia de artistas grabadores contemporáneos que compartirán sus experiencias técnicas y de especialistas en pintura y grabado de los siglosXVIII y XIX; encuentros sobre la vigencia de Goya durante distintos episodios del siglo XX, así como también la presentación, a través de los especialistas del Centro de Investigación en Arte, Materia y Cultura de Untref, de aspectos relacionados con las condiciones de conservación de las obras expuestas.

Agradezco a Ángel Navarro por su compromiso profesional para llevar a cabo este proyecto y felicito una vez más al equipo del MUNTREF por el trabajo y la dedicación brindados en cada nuevo desafío.

Una vez más, con esfuerzo y tesón nuestra universidad sigue cumpliendo su tarea de democratización y difusión de la cultura.

Aníbal Y. Jozami
Rector UNTREF / Director MUNTREF

GOYA, EL SUEÑO DE UN GENIO

Francisco de Goya y Lucientes nació en Fuendetodos, pueblo de Zaragoza, el 30 de marzo de 1746 y murió en Burdeos, Francia, el 16 de abril de 1828. Fue un artista singular que se destacó en todos los ámbitos de práctica artística en los que se desenvolvió. Retratista, maestro y académico, dibujante y grabador, alcanzó las posiciones más destacadas en su medio y en su tiempo gracias a su enorme talento y a la profunda pasión con la que encaró las diferentes circunstancias de su carrera.

Nacido en provincia, le tocó vivir en un tiempo en el que se produjeron grandes cambios políticos, sociales, económicos y también, en el mundo del arte. Su tiempo presenció el fin del Ancien Régime y el nacimiento de nuevas repúblicas, el surgimiento de la revolución industrial y la consecuente implantación de centros industriales, desarrollos urbanos de diferente tipo. Vio morir el Barroco con las formas del rococó, mientras se gestaban el arte neoclásico y el Romanticismo, ambos con grandes aspiraciones de libertad e igualdad. Es un tiempo en el cual aparecen también nuevas técnicas artísticas que proyectan nuevas formas de realización, comunicación y consumo de la obra de arte, descubrimientos que acarrearán la renovación del vocabulario, de las prácticas y de la difusión del arte. El grabado, con novedades como la aguatinta y especialmente la litografía (inventadas a mediados y fines del siglo XVIII), implica no solo una nueva forma expresiva, sino la posibilidad de la reproducción de múltiples ejemplares en un grado hasta este tiempo no sospechado. Los últimos años de Francisco de Goya lo verán practicando la litografía –a la que llevó a su mayor esplendor–, técnica que será usada como el medio ideal para las publicaciones periódicas que difunden hechos y noticias del mundo cotidiano y también en obras de arte destinadas a un gran número de receptores-consumidores. No solo los hechos del siglo XVIII afectaron a Goya, sino también las invasiones y revueltas políticas en su propio medio durante el siglo XIX como la invasión napoleónica, por ejemplo, y otros hechos, como las independencias sudamericanas, que conmovieron a España.

Goya, el sueño de un genio ha sido concebida a partir de los fondos del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, del Museo Castagnino + Macro, y del Museo Lázaro Galdiano de Madrid. Presenta una selección de grabados a los que se suman un álbum y una prueba de estado procedentes del museo madrileño. Si bien es una muestra parcial de la extensa producción del artista –concentrada en gran medida en el Museo del Prado y en la Real Academia de San Fernando de la capital española–, permite apreciar su interés por el mundo que lo rodeaba, por sus circunstancias y alternativas y, sobre todo, por su incidencia en sus congéneres. Es ese interés el que llevará a este pintor de corte –cuya principal actividad era realizar retratos oficiales del rey y la corte– a elaborar Caprichos, Desastres de la guerra, Tauromaquia, Proverbios (también llamados Sueños o Disparates) y Toros de Burdeos, cinco series de grabados, además de otros sueltos. En ellos plasma los resultados de su observación, una serie de imágenes que nos enfrentan con insolencias, crímenes, malos tratos, codicias, sordidez y otras miserias humanas. Estos temas aparecen en una serie de pinturas de pequeño formato que se agregan a otras en las que representa diferentes aspectos de la vida madrileña, como fiestas, procesiones, flagelantes, incendios, etcétera. Se oponen, o tal vez complementan, a la serena severidad de los retratos reales, de funcionarios o de amigos que el artista pintó y, sobre todo, a sus cartones para tapices, en los que usa temas cotidianos de la vida de Madrid y sus alrededores, caracterizados por sus intensos colores que alegraran las residencias reales a las que estaban destinados.

Ángel Navarro


Aires de kabuki: teatro popular y estampa japonesa del siglo XIX
Museo Nacional de Arte Oriental, Buenos Aires

El Museo Nacional de Arte Oriental se complace en presentarles Aires de kabuki: teatro popular y estampa japonesa del siglo XIX, exhibición que forma parte de las celebraciones por el Centenario de la Primera Inmigración Japonesa en la Argentina.
Esta es la primera exhibición temática que sobre el tema de los actores del teatro kabuki se realiza en América Latina. Es, además, resultado de un reciente proceso de identificación y catalogación de la colección de estampas japonesas que conserva el museo, y que se considera como una de las más importantes en el mundo hispanoamericano. Por lo tanto, es una oportunidad única para mostrar parte del importante acervo de arte japonés, que conserva el Museo Nacional de Arte Oriental en esta ciudad. 
Es una agradable fortuna que la muestra se realice en la ciudad de Buenos Aires; una de las urbes con más intensa vida teatral y editorial en Latinoamérica. Nuestro interés fundamental es acercarlos un poco al fascinante mundo del teatro popular kabuki a través de la mirada de ilustradores y editores japoneses quienes plasmaron a esos actores, personajes e historias en las estampasukiyo-e para el disfrute de la gente de la época.
Durante el siglo XIX, el teatro kabuki fue una de las manifestaciones culturales más notorias de Japón, y muchos de sus actores fueron ídolos populares y símbolos sexuales del momento. Estos actores y personajes del mundo del kabuki fueron una de las temáticas más significativas de la estampa japonesa; imágenes que, junto con la literatura popular, también se alzaron como uno de los bienes de consumo y de entretenimiento más rentables de esos años.
La muestra ha sido dividida en varios núcleos temáticos que permiten entender mejor, cuáles eran las relaciones entre el teatro, la industria editorial, las estampas ukiyo-e y el público de entonces. Por lo tanto, la selección de obras que se ha realizado para cada sección ilustra aspectos tan variados como ¿quiénes eran los editores e ilustradores de estampas? ¿a cuáles actores, personajes e historias se representaban? ¿qué características tienen las estampas de actores dekabuki en el siglo XIX en Japón?, entre otras interrogantes.
La muestra, además, explora otros aspectos como las regulaciones del gobierno sobre esta producción visual, la comercialización de las estampas, así como los diálogos que se continúan estableciendo en la actualidad entre el mundo del kabuki y manifestaciones culturales contemporáneas como el cine y el comic.

Curador: Amaury A. García Rodríguez

Pablo Delfini


 Pablo Delfini - 1959, Burzaco, Argentina
Vive y trabaja en Burzaco y en Buenos Aires, Argentina
A principios de 2012 al realizar el curso de Estampa Japonesa con la Maestra Alejandra Dorsch, descubro la posibilidad de imprimir con pigmentos al agua y con baren. Una buena oportunidad de seguir con las experiencias del grabado menos tóxico, en este caso desde el espacio del grabado en madera.
Combinando impresiones en distintos papeles y colores, haciendo collage y coloreando a mano.